Mi Vida Cebra

Todo sucede en el momento justo, no antes y no después.

Redes sociales:

Persona de contacto: Blanca Taboada

País: México

Mi proyecto

Mi vida cebra surgió así: en el momento justo, cuando yo estaba lista para salir del pantano de dolor emocional y físico en el que mis dos cirugías de columna lumbar fallidas y mi falta de herramientas para gestionar todo lo que vino con eso, me habían sumergido. Durante meses hice lo mejor que pude con lo que tenía pero estaba cansada de vivir así y no hacía nada más que quejarme de la situación. Un día me harté de todo (incluida yo) y me di cuenta que tenía dos opciones: seguirme quejando (lo cual claramente no estaba solucionando nada) o hacer algo positivo con todo ese dolor, usarlo como combustible, en lugar de dejar que fuera mi lastre.

Así fue como, en 2013, surgió lo que hoy llamo MI VIDA CEBRA pero que vio la luz con el nombre Blancookie Bold (lo sé, súper fácil de recordar XD). Bueno, mi idea era crear un espacio en el que otras personas con alguna enfermedad pudieran sentirse acompañados y pertenecientes pero además, quería compartir mis experiencias médicas, así como sentipensares, para tratar de evitar que alguien más viviera un procedimiento quirúrgico innecesario, que pudiera afectar indefinida o irremediablemente su calidad de vida. En ese momento yo no sabía que tenía SED hiperlaxo, lo descubrí mucho después y, aunque suene paradójico, hoy agradezco haber tenido esas cirugías porque sin ellas, probablemente yo seguiría pensando que simplemente tengo un cuerpo “defectuoso”, no sabría de la existencia del SED, no habría coincidido con las personas maravillosas que se han cruzado en mi camino, ni estaría aquí.

Conforme fue pasando el tiempo, el proyecto dejó de ser solo un escaparate para canalizar positivamente todo lo que sentía o vivía en el proceso de salud-enfermedad y pasó a convertirse en un motor para seguir adelante, para hacer visible aquello que no se ve (como el SED y todo lo que implica vivir con él) y también para acompañar a otros en su propio camino, porque aprendí que la mejor forma de convertir en positivo algo que no es agradable de vivir/sentir, es conectando con ello, compartiendo y luego, construyendo comunidad.

Mi vida cebra es un proyecto hecho con el corazón, desde la resiliencia, la pasión por vivir y mi determinación por construir un mundo mejor, uno en el que los médicos y la sociedad puedan pensar en cebras, no solo en caballos.

¡Te invito a que lo construyamos juntos!